Curso de Conductor Náutico:  $ 2.500.
Curso de Timonel Yate Motor:
$ 3.600.

 

EL MOTOR FUERA DE BORDA PARA EL VERANO.

Algunos consejos para los conductores náuticos sobre motores fuera de borda. Sobre todo cuando comenzamos a usar la lancha luego de un período que estuvo parada.

El primer arranque.

Miramos la lancha sobre el trailer y mientras nos preguntamos si va a arrancar o no? , no aguantamos y así como está le damos arranque. Ese es el primer gran error, el motor no tiene refrigeración.

Arranque.

Si el motor no arranca puede ocurrir que este tapado el chicler del carburador, o bien algún inyector.

* En aquellos que tienen arranque a batería no hay que insistir porque terminarán agotando la batería sin resultados positivos.



* Aquellos motores que tienen arranque manual, deben evitar dos cosas una de ellas es estirar la soga hasta el final del recorrido evitando el golpe, y la otra antes de tirar ver que el enganche de la soga haya actuado evitando golpear al iniciar el recorrido de ésta.



Soga de arranque.

Estirarla con cuidado y ver que esté en condiciones que no haya filamentos cortados, esta soga no se corta de improviso siempre avisa, y el aviso es que comienza a deshilacharse.


El combustible.

* Los carburadores y los inyectores Son altamente sensibles a un mal combustible y al agua presente en él, la nafta que permaneció mucho tiempo en un depósito puede haberse visito afectada por el tiempo
* El agua en el combustible además de perjudicar el funcionamiento del motor, hará que se deterioren sus partes.
* En las embarcaciones que tienen tanques portátiles, es común ver que las mangueras de combustible se desconectan y permanecen tiradas en la embarcación, en ese caso es conveniente ponerles, en el extremo libre, una bolsa plástica para evitar que ingrese suciedad.



Bomba de Agua.

Ver el agua por el testigo, eso solo no alcanza lo importante es saber si la cantidad de agua que circula por el motor alcanza para refrigerarlo, ello solo depende del estado del rotor de la bomba de recirculación. El rotor debe ser cambiado anualmente

La Hélice.

Sacar la hélice y ver que salga sin dificultad, el uso de los motores en lagunas donde el agua es salitrosa, hace que la hélice pueda clavarse en el eje dificultando la extracción.

Con la hélice afuera comprobar que no haya tansas de pesca enredadas, y observar el estado del reten que se encuentre limpio sin vestigios de aceite, juncos o camalotes. Engrasar el eje antes de colocar la hélice.

La Pata.

Comprobar o cambiar en caso que el fabricante así lo determine el aceite de la pata. Ver que dentro de la pata no haya agua mezclada con el aceite.

Si el aceite se encuentra contaminado nos vamos a dar cuenta porque observaremos que el aceite toma un color amarronado como el café con leche.


Engrase.

En general los motores no tienen muchos elementos de engrase, en algunos casos poseen alemites en las zonas de giro.

Bujías

Sacar las bajías y controlar que estén limpias, sanas y sin restos de carbón en la zona de los electrodos.

Carga de Combustible

De más esta decir que la carga de combustible hay que hacerla en estaciones de servicio que sean de nuestra confianza por la calidad del combustible, a veces ello es imposible y cargamos en cualquier lugar, acá entra en juego los filtros.

Si bien los motores traen sus propios filtros incorporados, se debe consultar a los fabricantes que filtros adicionales se pueden usar, no solo para que las impurezas no lleguen al motor sino que tampoco lo haga el agua, que puede estar en el tanque.

El Aceite.

Es importante respetar estrictamente las proporciones de aceite en los motores de dos tiempos, si ponemos mucho aceite el motor se va a empastar y si ponemos poco el motor no va a tener la lubricación necesaria.


La aceleración.

Cuando arrancamos el motor no debemos acelerarlo en forma abrupta, hacerlo despacio para que todo el conjunto vaya tomando temperatura en forma uniforme, tanto el motor como la pata y que el combustible se vaya quemando adecuadamente en función del aumento de temperatura del motor.

La Desaceleración.

La alta temperatura del motor en el funcionamiento hace que si detenemos el motor en forma abrupta luego de haber navegado a alta velocidad se puedan deteriorar sus metales por la dilatación y la falta de lubricación y refrigeración.

Independientemente de estos consejos que sin dudas son generales para todos los motores fuera de borda, es importante que los usuarios sigan escrupulosamente las indicaciones de los manuales de los fabricantes.


Guía de Notas Útiles:

1.- Motores Fuera de Borda.
2.- Las lanchas de Pesca.
3.- Las Motos de Agua.